Proyecto de Campo

Bonos de carbono en selva alta de Chiapas

El objetivo de este proyecto es conservar los últimos remanentes de selva alta de esta región que no están bajo ningún esquema de protección federal ni estatal, asegurándonos de que los dueños de la tierra reciban ingresos justos por todo el trabajo que esto implica.

Información Básica

  • Selva Lacandona, Chiapas
  • Producción de bonos de carbono
  • Entre 6,000 y 14,000 bonos anuales emitidos
  • Certificación de bonos de carbono por CAR
  • Imágenes satelitales y de drones cartográficos

Descripción del proyecto

La propuesta del proyecto ya fue presentada a alrededor de 30 ejidatarios en dos ocasiones, con resultados positivos. A finales de julio se presentará en asamblea general, a partir de la cual esperamos poder arrancar oficialmente con el proyecto.

Detalles

Problemática de la zona

El programa de Pago por Servicios Ambientales (PSA) de la Comisión Nacional Forestal está desapareciendo lentamente debido a falta de presupuesto. Como consecuencia, los ejidos que antes recibían este apoyo para mantener sus bosques y selvas en pie se están quedando sin recursos para conservar sus recursos naturales. Esta complicación se suma a la presión por hacer cambio de uso de suelo para establecer ganadería extensiva y plantaciones de palma, por lo que estos últimos remanentes de selva alta que quedan fuera de Áreas Naturales Protegidas están en grave riesgo.

Dimensión y magnitud del proyecto

En su primera etapa, este proyecto involucra a un ejido que tiene una superficie de selva conservada de más de 2,000 hectáreas. Esperamos incluir más ejidos de la zona en años venideros.

Condiciones naturales

La Selva Lacandona es una región ubicada en la cuenca media y alta del río Usumacinta, en la porción oriental de los estados de Chiapas y Tabasco. Está compuesta principalmente de selvas altas y medianas perennifolias, aunque también hay otros tipos de vegetación, como selvas alta subperennifolia, alta y mediana subcaducifolia, mediana y baja perennifolia y baja subperennifolia, sabanas, encinares, pinares y bosque caducifolio. Es de los últimos lugares de México donde aún hay selvas altas perennifolias y, junto con los remanentes de selva de la península de Yucatán, el norte de Guatemala y Belice, conforma el macizo de selva tropical más importante de Mesoamérica, región conocida como Selva Maya.

Beneficios

Este proyecto no sólo promoverá la conservación de los fragmentos de selva que ya existen, sino que también ayudará a aumentar la cobertura forestal de los ejidos involucrados. Asimismo, empata con esfuerzos de conservación que se realizan en la zona desde hace muchos años e involucra activamente a los dueños de la tierra.