La Herbolaria: una ventana de oportunidad para construir salud comunitaria

Los pueblos y comunidades son los guardianes de este conocimiento, por lo que debemos no solo protegerlos, sino también alentarlos a que sigan practicando la medicina tradicional.

El conocimiento tradicional es el conjunto de saberes y prácticas relacionadas con la naturaleza que poseen las comunidades rurales y/o indígenas y pueblos de una determinada nación. De acuerdo a la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS), la medicina tradicional es la suma de conocimientos y prácticas fundamentadas en las creencias y experiencias propias de diferentes culturas.

Estos saberes han sido transmitidos de generación en generación de manera oral y empírica, y es lo que les ha permitido sobrevivir y adaptarse a nuevas necesidades y contextos (CBD, 2011).  

México cuenta con 315 lenguas, y es considerado como un país mega diverso y multicultural. Se ha documentado que los lugares con alta diversidad cultural, coinciden en ser sitios con amplia diversidad biológica y muchos de ellos son también lugares en donde se encuentran áreas naturales protegidas (Toledo, 2006).  

 

Conoce más acerca de tu salud y la salud del planeta

 

El desarrollarse inmersos en la naturaleza le permitió a los pueblos y culturas de nuestro país, dejar un legado histórico y biocultural que se expresa en la diversidad de productos provenientes de plantas domesticadas como el maíz, frijol, chile y calabaza. Se expresan también en los conocimientos campesinos, en la gastronomía, vestimenta y en la medicina tradicional. En México se reportan 64 variedades de maíz, provenientes de la domesticación milenaria del teocintle (Sánchez et al., 2000).

El usar y seleccionar plantas durante milenios ha permitido encontrar hoy, no sólo grandiosas especies agrícolas, sino muy probablemente plantas silvestres que no sólo desarrollan sus funciones en la naturaleza, sino que también han sido transformadas para convertirse en objetos médicos del pueblo mexicano. Estas plantas no solo crecen en los ecosistemas de nuestro territorio, también son cultivadas en los huertos familiares agroforestales, y forman parte de la farmacia viviente de las familias. 

 

La herbolaria se refiere al uso de las plantas que poseen propiedades curativas debido a que contienen principios activos. Y si de herbolaria mexicana hablamos, se considera que México también tiene una antigua tradición en el uso de las plantas medicinales; incluso se especula que desde antes de la llegada de los españoles.

 

 

Se considera que después de China, nuestro país posee el mayor número de plantas medicinales inventariadas: en el Herbario del Instituto Mexicano del Seguro Social se tiene registro de 3,000, pero se estiman hasta 4,500 (Conabio, 2020). De estas especies vegetales, sólo 250 son comercializadas de manera cotidiana (Bye et al. 1995). Ahora imagina las posibilidades curativas sabiendo que en México se han descrito 27, 332  plantas vasculares, pero se estiman más de 31,000 (Conabio, 2012).

No debe sorprendernos que sean tan pocas las plantas curativas comercializadas, y es que se considera que desde hace un par de décadas, el conocimiento sobre herbolaria tradicional se ha dejado de usar y por lo tanto se ha estado perdiendo. Afortunadamente, el auge de la medicina alternativa y el esfuerzo de diversos investigadores mexicanos y extranjeros han logrado rescatar este tesoro. ¿Te imaginas que nos propongamos estudiar a todos las plantas en México? ¿Cuántas enfermedades no podríamos estar tratando de mejor manera?

 

Conoce cómo implementar la economía circular y cuales son sus principales pilares

 

Probablemente al leer este texto te sientas un inexperto en el tema de la herbolaria, y seguramente piensas que jamás la has empleado y déjame decirte que lo más seguro es que estés equivocado. Si hacemos memoria, desde pequeños nuestras madres y abuelas nos llenaron de diversas infusiones para dominar el susto, dolores estomacales, diarrea, empacho y gripa empleando hierbas como manzanilla, eucalipto, árnica, hierbabuena entre muchas otras.

Posiblemente ahora ya te sientas más familiarizado con estas plantas, pero ¿cuál sería tu reacción si te menciono plantas como jarilla, tecalixtle, poleo y pericón? Es posible que no conozcas ninguna. ¿La razón? Muchas de las plantas que se usan en herbolaria mexicana son de origen asiático y/o europeo. Cuando llegaron los españoles a América, no solo ocurrió un mestizaje cultural, sino también uno natural, pues en sus barcos trajeron semillas, bulbos y plantas que buscaron ser incorporados en la idiosincrasia de los nativos, desplazando a las nativas. Al mismo tiempo, muchos códices fueron destruidos con el objetivo de eliminar el conocimiento prehispánico sobre la botánica médica-espiritista (Meneses, 2012)

¡Cuánto conocimiento no hemos perdido! Por estas razones, debemos insistir en usar nuestras hierbas como una manera de resistir en el tiempo y rescatar nuestro legado biocultural. Los pueblos y comunidades son los guardianes de este conocimiento, por lo que debemos no solo protegerlos, sino también alentarlos a que sigan practicando la medicina tradicional. Ésta incluye a hueseros, rezanderos, chamanes, parteras y yerberas. 

Puedes intuir ahora, que la escasez de médicos tradicionales locales, deja en vulnerabilidad a los pueblos al no recibir atención inmediata a sus enfermedades pudiendo incluso agravarse y hacerlos llegar al hospital. Es por esta razón que se deben redoblar esfuerzos para realizar estudios y proyectos etnobotánicos que recuperen saberes y prácticas tradicionales, fomentar el uso y cultivo de nuestras plantas mexicanas y parar con aquella propaganda que demerita el trabajo de los médicos tradicionales.

 

Entonces ¿de qué te vas a preparar tu té? 

Fuentes:

1. Bye R., Linares E., y Estrada E. 1995. Biological Diversity of Medicinal Plants in México. In: Arnason J.T., Mata R., Romeo J.T. (eds) Phytochemistry of Medicinal Plants. Recent Advances in Phytochemistry (Proceedings of the Phytochemical Society of North America), vol 29. Springer, Boston, MA. 

2. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad. 2012. Capítulo 4. Biodiversidad. Informe sobre la Biodiversidad. Semarnat. En: https://apps1.semarnat.gob.mx:8443/dgeia/informe_12/pdf/Cap4_biodiversidad.pdf. Revisado el 26 de enero de 2021. 

3. Convenio sobre la Diversidad Biológica: ABS. Tema: Conocimiento tradicional. Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica. Montreal, Canadá. 2011. (https://www.cbd.int/abs/infokit/revised/web/factsheet-tk-es.pdf). 

4. Meneses, T. 2012. El desastre de la documentación indígena durante la invasión-conquista española en Mesoamérica. Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Filosofía y Letras. Colegio de Bibliotecología. 

5. Sánchez, J., Goodman, M., y Stuber, C.W. 2000. Isozymatic and morphological diversity in the races of maize of México. Economic Botany, 54 (1), pp. 43–59. 

6. Toledo, V.M. 2003/ 2006. Ecología, espiritualidad y conocimiento: de la sociedad del riesgo a la sociedad sustentable. México: Editorial Jitanjáfora/ Universidad Iberoamericana/ PNUD

7. CONABIO 2020. Plantas medicinales https://www.biodiversidad.gob.mx/diversidad/medicinal/plantas. Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad, Cd. de México. México. 

 

SHARE

Últimas historias

Construyamos un futuro compatible con la vida, juntos

Summit Health, una marca mexicana de productos y servicios dermocosméticos es ahora carbono neutral y estamos muy orgullosos de anunciarlo el día de hoy.

La Herbolaria: una ventana de oportunidad para construir salud comunitaria

Los pueblos y comunidades son los guardianes de este conocimiento, por lo que debemos no solo protegerlos, sino también alentarlos a que sigan practicando la medicina tradicional.