La tecnología limpia que brilla cada vez más fuerte

Cerca del 70% de la generación de electricidad a nivel mundial en 2050 debe provenir de la energía solar fotovoltaica y eólica.

Diversas situaciones vinculadas al cambio climático que suceden alrededor del mundo nos indican que hoy más que nunca debemos priorizar acciones contra la crisis climática. Si bien el cambio climático es un hecho irrefutable, también es un hecho que aún no es demasiado tarde para detener su avance (Naciones Unidas [UN], 2019).

Afortunadamente, hay acciones que las personas, empresas, organizaciones y gobiernos pueden implementar para asegurar un futuro próspero. Estas acciones, de acuerdo al Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés), “se dividen en una de dos categorías amplias: adaptación al cambio climático y mitigación del cambio climático. Estos términos van de la mano mientras se navega a través de las crisis climática, pero significan cosas muy diferentes” (World Wide Fund for Nature [WWF], 2019).

La mitigación del cambio climático significa evitar y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a la atmósfera. Cuanto más reduzcamos las emisiones en este momento, más fácil será adaptarnos a los cambios que ya no podemos evitar (World Wide Fund for Nature [WWF], 2019). Así, este término “puede referirse al uso de nuevas tecnologías y energías renovables, al aumento en la eficiencia energética de equipos antiguos o el cambio en las prácticas de gestión o el comportamiento de los consumidores" (Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente [UNEP], 2019).

A continuación, nuestra atención se centrará en una de las distintas maneras de mitigar el cambio climático a través de una tecnología: los módulos o paneles fotovoltaicos. Asimismo, se planteará su relación con las emisiones de alcance 2, una clase de emisiones que se explicarán más adelante en este texto, y cómo el uso de esta tecnología puede adaptarse a una estrategia de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.

 

El potencial de la energía fotovoltaica

Un módulo fotovoltaico se compone de múltiples celdas solares cuya función es absorber la luz del sol y convertir su energía en electricidad. Varios módulos conectados entre sí pueden proveer la energía eléctrica necesaria para aplicaciones rurales, urbanas e incluso espaciales.

Aspectos como la investigación, la factibilidad de uso a pequeña y gran escala y procesos de producción masiva que han disminuido los costos de producción, han traído como consecuencia una tecnología madura, confiable y de larga duración (Sánchez et al. 2017). Aunado a lo anterior, los módulos fotovoltaicos tienen la ventaja de no utilizar combustibles ya que operan con la luz solar, y no producen emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono, el metano y el óxido nitroso durante el proceso de conversión energética (Sánchez et al. 2017).

Para demostrar el potencial de mitigación de la energía solar fotovoltaica, se puede replicar un ejercicio sencillo. Pero primero debemos otorgar algunos datos previos para su realización:

De acuerdo al Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional (Prodesen) 2021-2035 (Secretaría de Energía [SENER], 2021), en 2020 se adicionó una potencia eléctrica de 365 MW a partir de Generación Distribuida Fotovoltaica (nombre que se le otorga a la generación de energía eléctrica de forma local para autoconsumo), lo que representó aproximadamente una energía de 334,000 MWh (es más típico ver el término kWh en nuestros recibos de luz, sólo hay que recordar que 1 MWh equivale a 1000 kWh).

El factor de emisión del sistema eléctrico nacional en el mismo año fue de 494 gramos de dióxido de carbono equivalente por cada kilowatt-hora de electricidad consumida (494 g CO2e/kWh). Es más común encontrar este término en los documentos oficiales en toneladas de dióxido de carbono equivalente por cada megawatt-hora o 0.494 t CO2e/MWh (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales [Semarnat], 2021).  

Con estos datos, si tomamos la energía producida y la multiplicamos por el factor de emisión del sistema eléctrico nacional, obtenemos que durante el 2020 se evitaron emitir 164,996 tCO2e a la atmósfera, lo cual equivaldría a ir de ida y vuelta, en primera clase, desde la Ciudad de México a Delhi, India 8,643 veces (Offsetters, 2021).  

Este cálculo varía año con año, y de acuerdo al Prodesen, las proyecciones de crecimiento de la capacidad instalada en 2035 para la Generación Distribuida Fotovoltaica en México, se encuentran entre 6 y 9 veces más en comparación con 2020, por lo que se espera la instalación de nuevos sistemas fotovoltaicos en los próximos años en nuestro país.

 

El camino por trazar

Recientemente, la Agencia Internacional de Energía (IEA por sus siglas en inglés) publicó uno de los informes más importantes en la historia de esta organización: “Net Zero by 2050 – A Roadmap for the Global Energy Sector” (International Energy Agency [IEA], 2021). Este documento traza una ruta detallada y rentable para llevar las emisiones globales relacionadas con la energía a cero emisiones netas y así tener una oportunidad de limitar el calentamiento global a 1.5 °C.

De acuerdo a los escenarios que plantea este informe, los pilares clave de la descarbonización del sistema energético global son la eficiencia energética, los cambios de comportamiento, la electrificación, las energías renovables, el hidrógeno y los combustibles a base de hidrógeno, la bioenergía y tecnología de captura, uso y almacenamiento de CO2(CCUS por sus siglas en inglés). En el contexto de la energía solar fotovoltaica, se establecen los siguientes escenarios.

- La energía solar fotovoltaica en sitio está instalada actualmente en alrededor de 25 millones de techos en todo el mundo; este número debe incrementarse a 100 millones de techos para 2030 y 240 millones para 2050.

- Cerca del 70% de la generación de electricidad a nivel mundial en 2050 debe provenir de la energía solar fotovoltaica y eólica.

Como puede verse, el crecimiento de la energía solar fotovoltaica no sólo es a nivel regional, sino también a nivel global. Además, juega un rol importante en el proceso de descarbonización del sector energético junto a otras medidas de mitigación.

 

Primero lo primero

Más empresas están formalizando sus objetivos de reducción de emisiones o compromisos climáticos. Lo anterior se realiza ya sea por regulaciones estatales o para el cumplimiento de metas ambientales, sociales y de gobernanza en una organización. Una manera en la que se refleja esta formalización es cuando se publican los objetivos de reducción de emisiones en la iniciativa Science Based Targets (SBTi) (Science Based Targets initiative [SBTi], 2021).

Sin embargo, para plantear un objetivo de reducción de forma concreta y efectiva, es necesario primero conocer nuestras emisiones. Los gases de efecto invernadero se emiten desde distintas fuentes y para fines de reporte y contabilidad, se clasifican como emisiones de alcance 1, 2 y 3.

De acuerdo al estándar corporativo de contabilidad y reporte del Protocolo de Gases de Efecto Invernadero (WBCSD y WRI, 2005), las emisiones de alcance 1 son emisiones directas que ocurren en propiedad de o están controladas por una empresa. Por otra parte, las emisiones de alcance 2 son emisiones indirectas asociadas a la energía adquirida y consumida por la empresa. Finalmente, las emisiones de alcance 3 también son emisiones indirectas pero que ocurren en la cadena de valor como consecuencia de las actividades de una empresa.

Conociendo esto, ahora te será familiar cuando una compañía anuncie sus objetivos de reducción en un porcentaje específico hacia cierto año. De igual forma, ahora tiene mucho más sentido mencionar que, con la implementación de sistemas fotovoltaicos, se adquiere menos energía eléctrica de la red, reduciendo considerablemente las emisiones de alcance 2.

¿Cómo pueden las empresas aprovechar esta tecnología y ser parte de las acciones para ser carbono-neutras? En  Toroto se ofrece el diseño de una estrategia de reducción de emisiones, mientras que su aliado Enlight ofrece una de las formas de mitigación climática más costo-efectivas de la actualidad, los paneles solares y sistemas de almacenamiento de energía. 


Para conocer más checa el webinar que tuvimos con Enlight

 

 

Referencias

International Energy Agency (IEA). (2021, mayo). Net Zero by 2050 - A Roadmap for the Global Energy Sector. Recuperado 27 de septiembre de 2021, de https://iea.blob.core.windows.net/assets/beceb956-0dcf-4d73-89fe-1310e3046d68/NetZeroby2050-ARoadmapfortheGlobalEnergySector_CORR.pdf

Naciones Unidas (UN). (2019). La crisis climática - una carrera que podemos ganar. Recuperado 27 de septiembre de 2021, de https://www.un.org/es/un75/climate-crisis-race-we-can-win

Offsetters. (2021). Flight Emissions Calculator. Recuperado 27 de septiembre de 2021, de https://www.offsetters.ca/education/calculators/flight-emissions-calculator

Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (UNEP). (2019). Mitigación. Recuperado 27 de septiembre de 2021, de https://www.unep.org/es/explore-topics/climate-change/what-we-do/mitigacion

Sánchez A., Martínez D., De la Luz Santos R., Ortega J., & Sánchez P. (2017). Panorama de las aplicaciones fotovoltaicas. En Aplicaciones fotovoltaicas de la energía solar en los sectores residencial, servicio e industrial (pp. 30-32). Ciudad de México: Universidad Nacional Autónoma de México.

Secretaría de Energía (SENER). (2021, 30 de junio). Programa de Desarrollo del Sistema Eléctrico Nacional 2021-2035. Recuperado 27 de septiembre de 2021, de https://www.gob.mx/sener/articulos/programa-para-el-desarrollo-del-sistema-electrico-nacional

Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat). (2021, 16 de abril). Factor de Emisión del Sistema Eléctrico Nacional 2020. Recuperado 27 de septiembre de 2021, de https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/630693/Aviso_FEE_2020.pdf

Science Based Targets initiative (SBTi). (2021). Companies taking action. Recuperado 27 de septiembre de 2021, de https://sciencebasedtargets.org/companies-taking-action#table

World Wide Fund for Nature (WWF). (2019). What's the difference between climate change mitigation and adaptation?. Recuperado 27 de septiembre de 2021, de https://www.worldwildlife.org/stories/what-s-the-difference-between-climate-change-mitigation-and-adaptation

World Business Council for Sustainable Development (WBCSD), & World Resource Institute (WRI). (2005). Determinación de los Límites Operacionales. En Protocolo de Gases Efecto Invernadero - Estándar Corporativo de Contabilidad y Reporte (pp. 29). Ciudad de México: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat).

SHARE

Últimas historias

El ciclo de lo que consumimos

Así como la naturaleza cuenta con nutrientes biológicos que son parte de un ciclo, la economía circular también debe de contar con ellos, en este caso, “nutrientes técnicos”.

El cuadriciclo de la Tierra

Los ciclos nos rodean (y nos conforman). La energía entra y sale continuamente de la Tierra en forma de luz solar y calor, respectivamente, pero en general, la materia de nuestro planeta azul se conserva y se recicla.