¡Y después hubo vida! Tres organismos que deconstruyen a la muerte

En la naturaleza, la muerte de un ser vivo desencadena un desfile de otros tipos de vida. Esto nos enseña que hay fines que realmente son principios.

El inicio de noviembre en México es para recordar y celebrar a los seres difuntos, con muchas emociones, colores y cultura sazonando estos días. La muerte en México se celebra porque es aceptada como parte de la vida. Por esta razón, queremos contarte de un lado de la muerte que muchas veces evitamos mirar o contemplar, pero que justamente es una manifestación tangible y real del ciclo maravilloso de la vida, donde el nacer y el morir convergen en una rueda interminable y fascinante. 

No sabemos con certeza qué pasa después de la muerte en el plano espiritual, pero en el plano biológico, suceden muchas cosas y queremos dedicar este artículo a todos los seres sigilosos, oportunistas, feos, babosos, espeluznantes, misteriosos y microscópicos que forman parte del ciclo natural de la vida.

Dentro de la gama de organismos que descomponen a los cadáveres, hay una diversidad de roles que juegan un papel, desde un gran buitre hasta una pequeña bacteria, pero todos tienen el mismo fin: aprovechar la materia y los nutrientes que dejó atrás un ser vivo. 

Los principales organismos que realmente se encargan de que la materia muerta se descomponga por completo son: bacterias, insectos y hongos.

Las bacterias descomponen la materia muerta usando enzimas que liberan. Son los primeros organismos en comenzar el proceso de descomposición, siendo las mismas bacterias que ya estaban presentes dentro del cuerpo viviente las que comienzan; como ya no hay un sistema inmunológico trabajando, estas bacterias proliferan sin control. Se suman bacterias que se encuentran en el suelo y en el agua y actúan durante todo el proceso hasta su fin, primero dominando las bacterias aeróbicas (que requieren oxígeno) y luego las anaeróbicas. Al final cumplen la muy importante tarea de reciclar el carbono, nitrógeno, fósforo y otros nutrientes, permitiendo que estas moléculas se incorporen al suelo para el uso de las plantas. Algunos tipos comunes en la descomposición son:

- Actinobacterias

- Bacterias Azotobacter 

- Bacterias Pseudomonas 

- Bacterias Achromobacter 



Los insectos descomponedores se denominan saprófagos y se dividen en tres categorías: los que se alimentan de materia vegetal moribunda o muerta, los que se alimentan de animales muertos y los que se alimentan de heces de otros animales. Muchos de estos insectos ponen sus huevos en el cuerpo muerto para usar la materia orgánica que queda como sustento para las crías. Otros consumen directamente a los cadáveres como fuente principal de alimento en su etapa adulta. Otros son insectos depredadores que llegan para comer a los insectos saprófagos. Los insectos descomponedores incluyen: 

- Escarabajos carroñeros 

- Moscas 

- Hormigas 

- Avispas 

https://www.ngenespanol.com/naturaleza/como-sobreviven-los-insectos/ 

 

Por último, los hongos descomponen materia orgánica como materia fecal y plantas y animales muertos. Esto lo logran también mediante la liberación de enzimas y después absorben los nutrientes del material muerto (y muchas veces también las toxinas que un cadáver en descomposición puede liberar). Estos son algunos de los géneros de hongos más comunes en cadáveres, pero particularmente en el caso de los hongos, todavía hay mucho que estudiar y aprender:

- Aspergillus

- Penicillium

- Candida

- Mucor